20 de ago de 2020, 10:11:26 a. m., hora de verano del centro 2 de sep de 2021, 11:06:34 a. m., hora de verano del centro

Ocho consejos para mantener a los estudiantes sanos durante la COVID-19

Tome estas precauciones para mantener a los niños sanos y seguros durante el año escolar

Compartir:
Niña en la escuela Niña en la escuela

Cuando los niños regresan a la escuela, es probable que estén entusiasmados por ver a los amigos y tener un año escolar más “normal” que el anterior. Sin embargo, también puede haber algunas inquietudes sobre cómo mantener seguros a los estudiantes. La COVID-19 aún se está propagando, y otros gérmenes, virus e infecciones comunes aún se transmiten fácilmente entre los estudiantes.

“El hecho de que los niños asistan a la escuela tiene muchos beneficios, y gracias a una vacuna altamente efectiva, este año promete ser mucho mejor para muchas familias. Pero factores como la variante delta representan un riesgo para el progreso que hemos logrado en la pandemia”, explica la Dra. Carla Garcia Carreno, especialista en enfermedades infecciosas pediátricas de Children's Health℠. “Además, estamos viendo la reaparición de otras enfermedades respiratorias a medida que las precauciones para evitar la COVID-19 se relajan, incluido el VSR, el rinovirus (virus del resfriado común) y la parainfluenza (el virus que causa crup y otras infecciones respiratorias). Por eso, es importante tomar medidas para mantener a su hijo sano.”

Aunque no hay manera de prevenir por completo la propagación de gérmenes y virus en la escuela, la Dra. Garcia Carreno comparte consejos sobre cómo prevenir la COVID-19 y otras enfermedades durante el año escolar.

1. Recibir la vacuna contra la COVID-19 cuando sea elegible

La mejor manera de prevenir la propagación de la COVID-19 es que todas las personas elegibles para vacunarse contra la COVID-19 lo hagan. Actualmente, la vacuna contra la COVID-19 está aprobada para niños a partir de los 12 años. Vacunarse puede ayudar a que el año escolar sea exitoso sin interrupciones para los niños.

Si tiene hijos pequeños que aún no son elegibles para la vacuna, es útil que todas las demás personas de su hogar que sean elegibles para vacunarse lo hagan. También puede concentrarse en otras estrategias de prevención para mantenerlos seguros.

2. Usar una mascarilla y mantener la distancia

Los CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades) recomiendan que todos los estudiantes (a partir de los 2 años), los maestros y el personal usen mascarilla dentro de las escuelas, incluso aquellos que estén completamente vacunados. Esto es especialmente importante en áreas de alta transmisión comunitaria.

Usar mascarilla puede ayudar a prevenir la propagación de la COVID-19, incluida la variante altamente contagiosa delta. Esto ayuda a protegerse a sí mismo y a los demás, especialmente a aquellos que no están vacunados o tienen un sistema inmunitario debilitado.

Un beneficio adicional del uso de mascarilla es prevenir la propagación de otros virus respiratorios, como la gripe. Asegúrese de contar con un proceso para lavar las mascarillas en su hogar con regularidad, ya sea que las lave en lavarropas después de usarlas o a mano con agua y jabón. Obtenga consejos para ayudar a su hijo a adaptarse a usar una mascarilla.

Los CDC también recomiendan que los estudiantes continúen practicando una distancia física de 3 pies. Como parte del distanciamiento físico, debe recordarles a sus hijos que no deben compartir elementos como mascarillas, lápices, juguetes, alimentos o bebidas.

3. Mantenga a los niños en casa si están enfermos

Si su hijo presenta síntomas, debe quedarse en casa y no asistir a la escuela para evitar la propagación de gérmenes y posibles virus. El niño debe quedarse en casa cuando tenga alguno de los siguientes síntomas:

  • Fiebre
  • Diarrea
  • Vómitos
  • Tos/congestión (por encima de lo normal con respecto a los síntomas de alergia comunes)

Si su hijo tiene síntomas de COVID-19 o ha estado en contacto estrecho con una persona que tiene COVID-19, debe quedarse en casa y hacerse la prueba. Es útil tener un plan establecido para saber qué hacer si, en algún momento, su hijo tiene que quedarse en casa y no puede ir a la escuela. También puede investigar con anticipación qué lugares realizan pruebas de COVID-19 para saber adónde ir si necesita acceso rápido a las pruebas.

4. Fomente el lavado de manos

El lavado de manos es una manera importante de prevenir la propagación de la COVID-19 y otras enfermedades infecciosas. Si un virus vive en las manos de un niño y él se toca la cara, puede infectarse.

La Dra. Garcia Carreno recomienda alentar a sus hijos a lavarse las manos con frecuencia, tanto en el hogar como en la escuela. El niño debe lavarse las manos:

  • Después de sonarse la nariz, toser o estornudar.
  • Después de manipular su mascarilla.
  • Después de salir de un lugar público.
  • Después de tocar animales o mascotas.
  • Después de ir al baño.
  • Antes de comer y posteriormente.
  • Antes de tocarse la cara.

Si no hay agua y jabón disponibles, su hijo puede usar un desinfectante para manos que contenga alcohol al 60 %, como mínimo.

“Puede proporcionarle a su hijo desinfectante para manos para la escuela o toallitas húmedas para limpiar el área de su pupitre”, recomienda la Dra. Garcia Carreno. “Estas son medidas que realmente podrían ayudar a su hijo a prevenir el contagio de virus”.

5. Mantener al día los exámenes de rutina y las vacunas

Durante la pandemia de la COVID-19, muchas familias han demorado la atención médica de rutina y las vacunas, y esto puede tener efectos a largo plazo en la salud. Demorar los viajes esenciales como las citas médicas puede conllevar riesgos.

Mantenga al día todas las vacunas de su hijo y asista a las citas de control de rutina. Si usted no está seguro de si su hijo está al día, llame al consultorio del pediatra para averiguarlo. Cuando vaya al médico, siga las precauciones para obtener atención de manera segura.

6. Descansar lo suficiente

Dormir ayuda a mantener el cuerpo sano, ya que le da tiempo para combatir las infecciones y reparar cualquier daño. Es importante recordar que los niños necesitan más horas de sueño que los adultos para mantenerse sanos. Intente que los niños duerman la siguiente cantidad de horas:

  • Los niños de 3 a 5 años de edad necesitan de 10 a 13 horas de sueño por día (incluidas las siestas).
  • Los niños de 6 a 12 años de edad necesitan entre 9 y 12 horas de sueño.
  • Los adolescentes necesitan entre 8 y 10 horas de sueño.

Ayude a su hijo a dormir la cantidad de horas que necesita haciendo cumplir el horario de ir a la cama adecuado para la edad. También debe proporcionarle un entorno diseñado para dormir. Debe ser fresco, oscuro, silencioso y sin pantallas. Para los niños más pequeños, una rutina a la hora de ir a la cama puede ayudarlos a dormir más fácilmente.

7. Adoptar una alimentación saludable

Además del sueño, los niños necesitan una alimentación saludable y bien equilibrada, llena de vitaminas y nutrientes. Una alimentación saludable puede ayudar a que el organismo funcione bien y prevenir enfermedades. La alimentación de su hijo debe incluir lo siguiente:

  • Proteínas magras, como pescado, pollo o frijoles
  • Gran cantidad de frutas y verduras
  • Granos integrales
  • Productos lácteos descremados

Se debe evitar el consumo de azúcar agregado y de bebidas azucaradas.

8. Abordar el estrés y la salud mental con su hijo

No hay dudas al respecto: la pandemia de COVID-19 ha afectado enormemente a todos. Pero hay buenas noticias: Muchos expertos coinciden en que los beneficios de que los niños regresen a la escuela con sus amigos y reciban instrucción presencial superan los riesgos de propagación del virus cuando se implementan las precauciones de seguridad adecuadas.

Sin embargo, es posible que los niños aún se sientan estresados por los cambios de rutina y conductas debido a la pandemia. También pueden estar ansiosos por regresar a la escuela.

Hable con su hijo con frecuencia para ver cómo se siente. Esté atento para detectar las señales de advertencia de la ansiedad, como cambios en el sueño, la alimentación o el comportamiento. Consulte a un profesional de salud mental si es necesario.

Hable con su pediatra para obtener más asesoramiento

Las recomendaciones para mantener a los niños sanos durante el año escolar pueden cambiar según el nivel de propagación de la COVID-19 en su área. Además, si tiene un hijo que padece una afección de salud que aumenta el riesgo de sufrir enfermedad grave por COVID-19, puede considerar la posibilidad de tomar precauciones adicionales. Obtenga más información en nuestra página de orientación para el regreso a la escuela. Si tiene alguna pregunta sobre cómo su hijo puede mantenerse sano durante el año escolar, hable con su pediatra.

La prevención es clave para proteger a los niños que regresan al aula contra las enfermedades. Consulte ocho consejos para ayudar a su hijo a evitar la COVID-19 y otros virus.

Obtenga más información sobre la COVID-19

En Children's Health nos comprometemos a seguir siendo una fuente confiable de información de salud y atención para usted y su familia en estos momentos. Vea más recursos para mantener sana a su familia en el centro de COVID-19 de Children's Health.

Inscribirse

Manténgase actualizado sobre la información de salud que marca una diferencia para sus hijos. Suscríbase al boletín de Children's Health y reciba más consejos directamente en su bandeja de entrada.

coronavirus, enfermedad contagiosa, enfermedad infecciosa, higiene, sistema inmunitario, escuela, estrés, vacuna, virus

Children's Health
Powered by Translations.com GlobalLink OneLink Software