23 de ago de 2021, 12:18:39 p. m., hora de verano del centro 20 de oct de 2021, 3:03:36 p. m., hora de verano del centro

Qué hacer si su hijo está expuesto a la COVID-19

Conozca cuáles son los síntomas a los que debe estar atento en los niños y cuándo se debe realizar una prueba de COVID-19

Compartir:
Una niña pequeña que usa una mascarilla Una niña pequeña que usa una mascarilla

A medida que la COVID-19 continúa propagándose, es importante tomar precauciones para reducir el riesgo de infección de su familia. Para mantener a su familia segura, lo mejor es tomar medidas preventivas, como recibir la vacuna contra la COVID-19 si es elegible, usar mascarilla (para los mayores de 2 años de edad) y lavarse las manos con regularidad.

Sin embargo, con la circulación de la variante Delta altamente contagiosa, son cada vez más los niños que están contrayendo la COVID-19. Como los niños asisten a la escuela, ven a sus amigos y participan en actividades extracurriculares, una de las preguntas más frecuentes de los padres es la siguiente: ¿Qué debo hacer si mi hijo está expuesto a la COVID-19?

Si su hijo está expuesto a la COVID-19, resultará útil tener un plan de acción. Estar preparado puede ayudarlo a mantener la calma y saber qué pasos seguir para evitar la potencial propagación del virus.

Estos son algunos detalles importantes que los padres deben conocer sobre la exposición a la COVID-19 en niños.

¿Qué se considera exposición a la COVID-19?

La exposición a la COVID-19 significa tener contacto directo con alguien que tiene COVID-19. Los CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades) definen el término “contacto directo” como estar a menos de 6 pies de alguien con COVID-19 durante 15 minutos o más en un período de 24 horas. Los 15 minutos son acumulativos, por lo que tres exposiciones de 5 minutos en un día cuentan.

En el caso de los niños en la escuela, siempre y cuando los estudiantes usen mascarillas de manera continua y correcta, no se considera contacto directo ni exposición si un niño sometido a una prueba de COVID-19 obtiene un resultado positivo, incluso si estuvieron a una distancia de 3 a 6 pies unos de otros.

La COVID-19 se propaga principalmente a través de microgotas respiratorias, por ejemplo, cuando una persona infectada respira, habla, canta, hace ejercicio, tose o estornuda. Si su hijo está expuesto a la COVID-19, el riesgo de infección depende de la cantidad de virus a la que haya estado expuesto. Esto puede depender de factores como la circulación de aire (los lugares al aire libre presentan menor riesgo), la cantidad de tiempo de exposición de su hijo y el uso de mascarilla.

“Se considera que las mascarillas son una herramienta importante para el control de las fuentes”, explica la Dra. Carla García Carreno, especialista en enfermedades infecciosas pediátricas de Children's Health℠. “Si el estudiante usa una mascarilla adecuada (bien ajustada y que cubra la nariz y la boca), el riesgo de la propagación de la infección es mínimo porque de este modo se evita la expulsión de partículas respiratorias que podrían infectar a otras personas”. Consulte consejos para ayudar a su hijo a usar una mascarilla.

El riesgo de infección también depende de si su hijo está vacunado o no contra la COVID-19. Los datos han demostrado que las vacunas contra la COVID-19 protegen contra la infección. La protección es más alta contra la enfermedad grave; de todos modos, las vacunas disminuyen la probabilidad de infección, incluso con la variante delta.

Tenga en cuenta que una persona puede contagiar el virus hasta 2 días antes de presentar síntomas o tener un resultado positivo en la prueba. Eso significa que un amigo o familiar podría contagiar la COVID-19 incluso si no muestra signos de la enfermedad.

¿Qué hago si mi hijo está expuesto a la COVID-19?

Si su hijo está expuesto a la COVID-19, usted puede tomar medidas para prevenir la posible propagación del virus. Las medidas que usted debe tomar dependen de si su hijo está vacunado o no contra la COVID-19.

Qué hacer si su hijo no está vacunado y está expuesto a la COVID-19

Si su hijo no está vacunado contra la COVID-19 y está expuesto al virus, debe permanecer 14 días en cuarentena en su casa y estar atento a los síntomas. De ser necesario, los CDC afirman que es posible acortar la cuarentena a un plazo de 10 días siempre que el niño no presente síntomas, o a un plazo de 7 días si tiene un resultado negativo en la prueba de COVID-19 a partir del día 5. Si su hijo tuvo COVID-19 en los últimos 3 meses, no es necesario que permanezca en cuarentena después de la exposición, siempre y cuando se haya recuperado y no presente síntomas.

En el caso de las personas que no están vacunadas, los CDC recomiendan realizar una prueba de la COVID-19 al conocer la exposición al virus. Si su hijo obtiene un resultado negativo en la prueba de COVID-19, puede repetir la prueba en un plazo de 5 a 7 días a partir de la exposición. Consulte las ubicaciones de las pruebas comunitarias y consejos para ayudar a su hijo a prepararse para una prueba de COVID-19.

Si alguien en su hogar tiene un riesgo alto de tener una enfermedad grave por COVID-19 o no está vacunado, intente mantener al niño alejado de esa persona durante la cuarentena, de ser posible. Siga atento a la aparición de síntomas de COVID-19 hasta 14 días después de la exposición.

Si el niño que no está vacunado comienza a presentar síntomas en cualquier momento después de la exposición a la COVID-19, usted debe aislarlo y comunicarse con el profesional de la salud de atención primaria. Una prueba de COVID-19 puede confirmar si su hijo tiene o no la enfermedad.

Qué hacer si su hijo está vacunado y está expuesto a la COVID-19

Si su hijo está completamente vacunado contra la COVID-19, no necesita permanecer en cuarentena después de la exposición a la COVID-19, a menos que presente síntomas. Sin embargo, se recomienda realizar la prueba de la COVID-19 de 3 a 5 días después de la exposición, incluso si no presenta síntomas. Consulte las ubicaciones de las pruebas comunitarias de COVID-19.

Los niños completamente vacunados que están expuestos a la COVID-19 y que viven con personas inmunodeprimidas con riesgo de tener una enfermedad grave o que no están vacunadas podrían considerar usar una mascarilla en el hogar. Después de la exposición, también deberían usar una mascarilla en entornos públicos cubiertos durante 14 días o hasta tener una prueba con resultado negativo. Actualmente, dada la alta circulación de la variante delta, los CDC recomiendan a todas las personas, incluso a quienes están completamente vacunadas, el uso de la mascarilla en entornos públicos cubiertos en áreas donde la propagación de la COVID-19 es alta.

Si el niño vacunado comienza a presentar síntomas en cualquier momento después de la exposición a la COVID-19, usted debe aislarlo y comunicarse con su proveedor de atención médica. Una prueba de COVID-19 puede confirmar si su hijo tiene o no la enfermedad.

Otras consideraciones para niños expuestos a la COVID-19

Si usted cree que su hijo estuvo expuesto a la COVID-19, pero no está seguro de los detalles, consulte al médico o pediatra sobre la prueba. Una prueba de COVID-19 puede darle tranquilidad, especialmente porque algunos niños no presentan síntomas o tienen síntomas leves.

Es importante que sepa que si su hijo estuvo expuesto a la COVID-19 pero no presenta síntomas o tiene síntomas leves no es necesario que lo lleve a la sala de urgencias. La sala de urgencias está destinada a la atención de emergencia y primeros auxilios. Si su hijo estuvo expuesto a la COVID-19, el profesional de la salud de atención primaria podrá asesorarlo. Si el consultorio de atención primaria está cerrado o no está disponible y su hijo presenta síntomas que no constituyen un riesgo de vida, puede llevarlo a un centro de atención de urgencias para que lo atiendan o le realicen la prueba. Obtenga más información sobre cuándo visitar una sala de urgencias o un centro de atención de urgencias, y consulte las ubicaciones de atención de urgencias de Children's Health PM.

¿Cuáles son los síntomas de la COVID-19 en los niños?

Los niños que tienen COVID-19 pueden manifestar una amplia gama de síntomas. El niño puede presentar síntomas en un plazo de 2 a 14 días después de la exposición.

Entre los síntomas de la COVID-19 en los niños, se pueden incluir los siguientes:

  • Fiebre (al menos 100 °F)
  • Escalofríos
  • Congestión o secreción nasal
  • Tos
  • Diarrea
  • Cansancio
  • Dolor de cabeza
  • Dolor muscular o dolor corporal
  • Náuseas o vómitos
  • Nueva pérdida del gusto o del olfato.
  • Falta de aire o dificultad para respirar
  • Dolor de garganta

Si su hijo presenta cualquiera de estos síntomas, comuníquese con su médico o el pediatra. Recuerde que los síntomas pueden variar de leves a graves.

Si su hijo presenta alguno de los siguientes signos de advertencia de emergencia por COVID-19, busque atención médica de emergencia de inmediato:

  • Dificultad para respirar
  • Dolor persistente u opresión en el pecho
  • Confusión
  • Incapacidad para despertar o permanecer despierto
  • Piel, labios o lechos ungueales pálidos, grises o azulados, según el tono de la piel
  • Signos de deshidratación (boca seca, ausencia de lágrimas y disminución de la micción) o incapacidad para beber por boca

Si mi hijo estuvo expuesto a la COVID-19, ¿debo permanecer en cuarentena?

Si su hijo estuvo expuesto a la COVID-19, no es necesario que usted permanezca en cuarentena si tiene la vacunación completa. Si no está completamente vacunado, es más seguro que permanezca en cuarentena hasta confirmar que su hijo no tiene el virus.

Si su hijo presenta síntomas o tiene un resultado positivo en la prueba de la COVID-19, no es necesario que usted permanezca en cuarentena si está completamente vacunado, pero debería realizar la prueba en un plazo de 3 a 5 días. Si no está vacunado, debería permanecer en cuarentena junto con las demás personas de su hogar que tampoco estén vacunadas y realizar la prueba como corresponde.

Ante cualquier duda, comuníquese con su proveedor de atención médica. Su proveedor podrá brindarle instrucciones específicas de cuarentena y pruebas según la exposición y los síntomas de su hijo y las pautas del departamento de salud local. También puede consultar con la escuela de su hijo las instrucciones específicas para el regreso a las actividades.

Más recursos para hacer frente a la COVID-19

En Children's Health nos comprometemos a seguir siendo una fuente confiable de información de salud y atención para usted y su familia en estos momentos. Vea más recursos para mantener sana a su familia en el centro de COVID-19 de Children's Health.

Inscribirse

Manténgase actualizado sobre la información de salud que marca una diferencia para sus hijos. Suscríbase al boletín de Children's Health y reciba más consejos directamente en su bandeja de entrada.

enfermedad contagiosa, coronavirus, sistema inmunitario, enfermedad infecciosa, virus, vacuna

Children's Health
Powered by Translations.com GlobalLink OneLink Software