Tos crónica pediátrica

Cuando su hijo tiene tos que parece no desaparecer, los expertos de Children's Health℠ están aquí para ayudarlo a encontrar la causa. La tos es uno de los síntomas más frecuentes en los niños. Se considera “crónica” cuando dura más de cuatro semanas.

¿Qué es una tos crónica pediátrica?

La tos es un reflejo para eliminar los irritantes, las infecciones o la mucosidad de las vías respiratorias. Tener tos varias veces al año es frecuente en algunos niños. Sin embargo, cuando la tos interfiere en las actividades diarias o el sueño o dura más de un mes, el pediatra de su hijo querrá averiguar la causa.

¿Cuáles son los diferentes tipos de tos crónica pediátrica?

La tos se puede categorizar como “productiva” o “seca”, según el tipo de enfermedad que la cause.

Tos productiva

Una tos productiva es una tos con expectoración de mucosidad. Muchos niños tienen dificultad para eliminar la mucosidad por completo mediante la tos y, a menudo, la mucosidad llega hasta el nivel de la garganta y luego la tragan, donde pasa a través del tracto gastrointestinal.

Tos seca

La tos seca no produce mucosidad y se parece más a una irritación o un cosquilleo en la garganta. Un tipo de tos seca es la “tos perruna”, que puede ser causada por crup (una infección viral que produce la inflamación de las cuerdas vocales), alergias o reflujo ácido. Algunos padres describen la tos como el gruñido de una foca.

¿Cómo se diagnostica la tos crónica pediátrica?

El proveedor de atención médica de su hijo escuchará el tipo de tos y le hará preguntas al respecto para descartar posibles causas. El profesional querrá saber lo siguiente respecto de la tos:

  • Cómo suena
  • Cuánto tiempo ha durado
  • Qué la desencadena o qué la mejora
  • Cuándo ocurre
  • Si ya se trató con algún medicamento
  • Si alguien en la casa fuma

¿Cuáles son las causas de la tos crónica pediátrica?

Infecciones

Las infecciones virales, incluidos los resfríos, son la causa más frecuente de la tos. Las infecciones bacterianas, como la bronquitis bacteriana y la sinusitis, también pueden causar tos crónica. A veces, la tos que dura más de un mes se debe simplemente a infecciones virales consecutivas, sobre todo durante las estaciones de otoño e invierno.

La tos ferina es otra infección que puede causar tos crónica. Se caracteriza por episodios de tos que terminan con una respiración profunda que produce un sonido “ululante”. Es posible que los bebés y los niños pequeños no produzcan el sonido ululante y que solo tengan los ataques de tos o, en raras ocasiones, tengan pausas en la respiración o se pongan de color azul.

Asma

La tos se produce como respuesta a los irritantes o debido a la inflamación de las vías respiratorias. La tos causada por el asma se desencadena con más frecuencia debido a la actividad física, el aire frío, los cambios climáticos o la exposición a irritantes de las vías respiratorias, como la exposición al humo como fumador pasivo u otros olores fuertes (perfumes, artículos de limpieza, etc.).

Alergias

La tos se produce debido al goteo posnasal (mucosidad de la nariz que drena por la parte posterior de la garganta) o por la irritación o la inflamación de las vías respiratorias. Las alergias tienden a agudizarse en primavera y otoño, según a qué sea alérgico un niño; pero pueden ocurrir durante todo el año debido a alérgenos como los ácaros del polvo y la caspa de perros y gatos.

Reflujo ácido

También se llama ERGE (enfermedad por reflujo gastroesofágico) o acidez gástrica. Se produce cuando el ácido del estómago vuelve a salir del estómago, irrita la garganta y puede causar tos. El reflujo suele empeorar por la noche o inmediatamente después de una comida.

Irritación.

La exposición al humo como fumador pasivo u otras sustancias químicas domésticas puede provocar tos, incluso en los niños sanos.

Neumonía

La neumonía puede ser bacteriana o viral, y generalmente se diagnostica con una radiografía de tórax.

Cuerpo extraño

El cuerpo extraño hace referencia a la presencia de un objeto extraño en las vías respiratorias, comúnmente un juguete pequeño o una partícula de alimento con la que un niño se ahoga e inhala por accidente y se introduce las vías respiratorias. Luego, el niño tose para tratar de sacar el objeto del pulmón.

Tos psicógena

La tos psicógena es una tos sin causa infecciosa u otra explicación, que suele comenzar cuando un niño está enfermo, pero persiste después de que la enfermedad desaparece. La tos se produce cuando el niño está pensando o enfocándose en la tos, pero desaparece cuando está distraído o dormido. Este diagnóstico es bastante frecuente, pero solo puede realizarse al descartar otras causas de la tos.

En algunos casos, la tos puede indicar una enfermedad más grave, como FQ (fibrosis quística) u otras afecciones genéticas que afectan el sistema respiratorio. Sin embargo, a partir de 2009, la FQ está incluida en la prueba de detección para recién nacidos en los 50 estados; por lo que si su hijo nació después de ese año y se le realizó una prueba de detección normal para recién nacidos, la FQ es mucho menos probable.

La edad del niño también desempeña un papel importante en el diagnóstico y la causa. Los niños más pequeños son más propensos a la aspiración de cuerpos extraños y a anomalías en las vías respiratorias. Para los niños mayores, es más probable que la tos se deba a asma, goteo posnasal o ERGE. No obstante, las infecciones virales son la causa más frecuente de la tos en todas las edades.

¿Cómo se trata la tos crónica pediátrica?

El tratamiento depende de la causa de la tos. Si la tos se debe a un irritante, el mejor tratamiento es eliminar o controlar mejor el irritante en el hogar. 

Entre los medicamentos, se pueden incluir antihistamínicos, antibióticos o bloqueadores de ácido, según el diagnóstico. Además, los medicamentos para el asma, como los esteroides inhalados, pueden controlar la inflamación de las vías respiratorias, mientras que los broncodilatadores ayudan a relajar las vías respiratorias para mejorar el flujo de aire. Los cuerpos extraños requieren una broncoscopia, un procedimiento rápido que se realiza bajo anestesia con un endoscopio para extraer el objeto extraño de las vías respiratorias.

Nuestros especialistas pulmonares rara vez recomiendan antitusivos, ya que solo suprimen el síntoma de la tos. En niños pequeños, los estudios han demostrado que los antitusivos rara vez son eficaces y tienden a causar más efectos secundarios que beneficios. Para los niños mayores de 1 año de edad, se puede usar miel para suavizar la garganta y reducir la tos.

Médicos y proveedores que tratan la tos crónica pediátrica

 

Preguntas frecuentes

  • ¿Es posible curar una tos crónica?

    En la mayoría de los casos, sí. El tratamiento dependerá de la causa. En casos poco frecuentes, la tos puede deberse a una afección más grave o crónica que requiere tratamiento continuo.

  • ¿Podrá mi hijo vivir una vida normal?

    Sí. Los medicamentos y otros tratamientos pueden ayudar a controlar o eliminar la tos para que no interfiera en las actividades diarias o el sueño de su hijo.

Powered by Translations.com GlobalLink OneLink Software