23 de ene de 2019 de 3:16:31 p. m., hora estándar del centro 3 de feb de 2023 de 1:09:54 p. m., hora estándar del centro

Cuándo mantener a los niños en casa y que no vayan a la escuela

Fiebre, vómitos y otros signos de que el niño está demasiado enfermo como para ir a la escuela

Compartir:
Mamá revisando a su hija enferma Mamá revisando a su hija enferma

Entre resfriados, tos e infecciones estomacales, los niños se enferman con frecuencia. Cuando se producen síntomas como secreción nasal o dolor de estómago, puede resultar difícil decidir cuándo el niño debe quedarse en casa, sin asistir a la guardería o escuela.

“A veces, es evidente que los niños necesitan quedarse en casa, por ejemplo, cuando tienen fiebre”, dice la Stormee Williams, M.D., pediatra y directora de Telesalud Escolar de Children's Health℠. “Pero muchas veces, los síntomas de los niños están en un área gris que hace que los padres se detengan a pensar”.

La mayoría de las escuelas y guarderías tienen sus propias políticas de enfermedad sobre cuándo un niño debe quedarse en casa. Debe familiarizarse con la política de fiebre y días de enfermedad de su escuela, ya que puede ser más estricta de lo que recomiendan los médicos. Si bien las reglas de la escuela y la guardería no siempre son convenientes, es importante recordar que están implementadas para mantener a su hijo sano.

¿El niño está demasiado enfermo como para ir a la escuela?

En general, debe mantener al niño en su casa lejos de la escuela o de la guardería cuando tenga alguno de los siguientes síntomas o enfermedades:

Un profesional de la salud o un enfermero de la escuela pueden ayudarlo a distinguir esas enfermedades y cuando el niño ya no contagia. Los padres podrían sorprenderse al enterarse de que un diagnóstico de piojos no es una razón para quedarse en casa y faltar a la escuela. Le recomendamos que consulte las políticas específicas de su escuela o guardería para obtener más pautas.

¿Debo mantener al niño en casa con un resfriado?

Los resfríos, la tos, la secreción nasal y el dolor de garganta son frecuentes en los niños y no requieren que los niños permanezcan en sus hogares y falten la escuela o la guardería, especialmente si los síntomas son leves. Sin embargo, si los síntomas del resfrío incluyen fiebre o tos lo suficientemente excesiva como para interrumpir su aprendizaje, su hijo debe permanecer en casa para que descanse y debe realizarse la prueba de COVID-19.

“Con los resfriados, siempre que no haya fiebre y el niño se sienta lo suficientemente bien como para participar en la clase, puede ir a la escuela”, dice la Dra. Williams. “Pero si un niño está letárgico o no quiere comer, es mejor que permanezca en casa hasta que se sienta mejor”. La Dra. Williams también sugiere que, si su hijo necesita ayuda para controlar sus síntomas, por ejemplo, si el maestro necesita limpiarle constantemente la nariz o no se cubre cuando tose, estas podrían ser razones para quedarse en casa y faltar a la escuela.

¿Cuándo puede mi hijo volver a la escuela después de estar enfermo?

El momento en que el niño puede volver a la escuela variará según los síntomas o el tipo de enfermedad que haya experimentado.

Regreso a la escuela después de la fiebre

El niño debe quedarse en su casa si tiene fiebre, que es una temperatura de 100.4 o más. Muchas escuelas requieren que los niños no tengan fiebre durante 24 horas antes de regresar a la escuela. La Dra. Williams advierte que tratar la fiebre con medicamentos antifebriles y enviar a su hijo a la escuela no es una buena idea. Lo más probable es que la fiebre regrese mientras está en la escuela, y lo llamarán para que lo retire antes.

Regreso a la escuela después de la COVID-19

Su hijo debe realizarse la prueba de COVID-19 si presenta síntomas que incluyen fiebre, tos, falta de aire, fatiga, nueva pérdida del gusto o del olfato, o dolores corporales. Un niño debe permanecer en su casa si recibe un resultado positivo en la prueba de COVID-19. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades establecen las pautas de cuarentena y aislamiento.

Cuando un niño se recupera y recibe un resultado negativo en la prueba de COVID-19, podrá regresar a la escuela.

No presione a su hijo para que regrese a la escuela si aún no se siente bien. Las afecciones como la COVID‑19 y la gripe pueden hacer que se sienta demasiado letárgico como para ir a la escuela, incluso si no tiene fiebre.

Si su hijo estuvo expuesto a la COVID-19, debería tomar medidas para evitar la posible propagación del virus inmediatamente después de la exposición, sin importar el estado de vacunación. Los niños mayores de 2 años deben usar mascarilla durante un período completo de 10 días. Esté atento a cualquier síntoma de la COVID-19 y hágale una prueba al menos 5 días después de la exposición. Es necesario realizar la prueba incluso si el niño no presenta síntomas.

Regreso a la escuela después de vomitar

Los niños pueden regresar a la escuela después de tener vómitos cuando toleran líquidos y alimentos sólidos. Un niño puede pasar horas sin vomitar si no ha comido, pero en cuanto como coma o beba, puede volver a vomitar. La Dra. Williams aconseja esperar una hora después de que un niño vomita para que el estómago se calme y luego darle sorbos de agua. Si pueden retener el agua después de una hora, pase a consumir más líquidos o algo insípido, como una galleta salada o un pedazo de tostada. Si pueden comer sin vomitar, los niños pueden regresar a la escuela. Consulte más remedios para la gastroenteritis vírica y los virus estomacales.

Regreso a la escuela después de tener diarrea

Tener diarrea en el aula puede ser disruptivo para el aprendizaje de su hijo, además de ser sumamente incómodo para él. Los niños pueden regresar a la escuela cuando no han tenido diarrea durante 24 horas. Es posible que su hijo deba permanecer en casa durante más tiempo si tiene una infección como norovirus, que es altamente contagiosa.

Regreso a la escuela después de la gripe

Los niños pueden regresar a la escuela después de tener gripe cuando ya no tienen fiebre y se sienten lo suficientemente bien como para participar en clase. Debido a que la gripe puede causar una variedad de síntomas, es posible que el niño no esté listo para la escuela aunque no tenga fiebre. Los padres deben usar el sentido común para determinar si su hijo está cerca de volver a su nivel normal de actividad antes de regresar a la escuela.

Consejos para mantener a su hijo sano en la escuela y la guardería

La correcta higiene de manos es la mejor forma de evitar la propagación de gérmenes. Enséñele a su hijo a lavarse las manos con frecuencia, especialmente antes de comer y después de ir al baño y después de sonarse la nariz. También es importante lavarse las manos después de tocar escritorios, picaportes y pasamanos.

Para ayudar a prevenir la propagación de la enfermedad, enséñele al niño a toser en el codo o a cubrirse la nariz y la boca con un pañuelo de papel antes de estornudar. También es buena idea recordarle a su hijo que no comparta alimentos ni utensilios con sus compañeros de clase.

Usar una mascarilla también puede prevenir la propagación de enfermedades respiratorias como la COVID-19, los resfríos y la gripe.

Obtenga atención ahora

You can also videoconference with a health care provider 24 hours a day, 7 days a week with Virtual Visit by Children's Health Virtual Care. Obtenga más información y descargue la aplicación Visita virtual hoy mismo.

Captura de pantalla de la suscripción al boletín familiar

¡Gracias!

Ahora está suscrito al boletín familiar de Children's Health.

Children's Health no venderá, compartirá ni alquilará su información a terceros. Lea nuestra Política de privacidad.

Boletín familiar de Children's Health

Reciba consejos de salud y de crianza de los expertos de Children's Health dos meses al mes, directamente en su bandeja de entrada.

common cold, communicable disease, fever, flu, infection, school, virus

Children's Health
Powered by Translations.com GlobalLink OneLink Software