Nuestro compromiso de mantener su seguridad

Nunca hemos dado por sentada la sagrada confianza que deposita en nosotros para brindarle atención a su hijo, y hoy estamos más agradecidos que nunca por ese privilegio. Para obtener más información todas las formas en las que estamos trabajando para mantener su seguridad, la de su familia y la de los miembros de nuestro equipo, visite nuestra página Actualizaciones sobre la COVID-19.

Bulimia nerviosa infantil

Los niños con bulimia suelen comer grandes cantidades de alimentos de una sola vez (lo que se denomina “atracón”) y luego hacen algo para evitar aumentar de peso, por ejemplo, vomitar. Les ayudamos a desarrollar hábitos saludables en torno a la comida y la imagen personal abordando los problemas personales, médicos y sociales que desencadenan su comportamiento de bulimia.

¿Qué es la bulimia nerviosa infantil?

La bulimia es un trastorno de la alimentación. Los trastornos de la alimentación son afecciones por las cuales las personas tienen hábitos de alimentación anormales y poco saludables porque desean tener un determinado tipo o aspecto corporal. Las diferencias en el cerebro de un niño afectan sus pensamientos, deseos y comportamientos sobre los alimentos.

La bulimia lleva a las personas a tener episodios frecuentes de atracones de comida seguidos de “purga” o intento de dejar de aumentar de peso. Los niños a menudo se “purgan” y se inducen el vómito. También pueden tomar laxantes para promover las deposiciones o hacer cantidades excesivas de ejercicio.

Personas de diferentes orígenes, etnias, religiones y culturas pueden tener bulimia. La bulimia es más común entre las adolescentes y las mujeres jóvenes, pero también afecta a los niños y los hombres.

¿Cuáles son los síntomas de la bulimia nerviosa infantil?

La bulimia puede ser difícil de reconocer, ya que los niños con bulimia suelen tener un peso promedio para su edad. Pero suelen tener hábitos y comportamientos particulares. También pueden tener problemas de salud como resultado de atracones frecuentes y vómitos o de usar laxantes para vaciar el estómago. 

Signos conductuales de la bulimia

  • Pasar mucho tiempo en el baño con el grifo abierto (para cubrir el sonido de los vómitos), en especial, inmediatamente después de las comidas
  • Hablar constantemente o preocuparse por los alimentos y el peso
  • Robar, esconder o acumular alimentos
  • Consumir grandes cantidades de alimentos
  • Ansiedad respecto de comer en público 
  • No desear participar de las comidas familiares
  • Usar píldoras como laxantes y diuréticos
  • Ejercicio constante
  • Depresión o aislamiento

Signos médicos o físicos de la bulimia

Con el tiempo, el comportamiento bulímico daña el cuerpo de un niño. Hable con su médico de inmediato si el peso de su hijo cambia drásticamente (ya sea aumento o descenso de peso), si el rostro o las glándulas de su hijo se hinchan, o si nota pérdida de cabello, temblores, o sed o frío extremos. 

Otros signos incluyen:

  • Caries y deterioro de encías
  • Dolor, inflamación o enrojecimiento de garganta continuos
  • Inflamación de las glándulas salivales en el cuello y la mandíbula
  • Ruptura de vasos sanguíneos en la cara
  • Callos en los dedos o nudillos que se utilizaron para inducir el vómito
  • Dolor abdominal y problemas intestinales
  • ERGE (enfermedad por reflujo gastroesofágico)
  • Deshidratación
  • Mareos y debilidad
  • Ataque cardíaco

¿Cómo se diagnostica la bulimia nerviosa infantil?

Solo los profesionales médicos pueden diagnosticar correctamente la bulimia. Para ello, recopilan información sobre la salud y el comportamiento de su hijo a través de entrevistas, pruebas y exámenes.

Pueden incluir los siguientes:

  • Un examen físico, para detectar problemas como sequedad en la boca o cambios en las mejillas.
  • Un examen dental, para ver si los dientes y las encías indican daño por el ácido estomacal
  • Análisis de sangre, para detectar niveles bajos de minerales como potasio y sodio, que el cuerpo pierde por los vómitos frecuentes y el uso de laxantes y diuréticos

¿Cuáles son las causas de la bulimia nerviosa infantil?

Los niños no eligen ser bulímicos. Y no se vuelven bulímicos debido a su crianza.

Un niño es bulímico debido a la forma en que su cerebro reacciona a los impulsos y mensajes sobre los alimentos, la salud y la imagen corporal. Muchos factores juegan un papel importante para que esto suceda. Estos incluyen la genética, el estrés y las presiones sociales y culturales para tener un peso o aspecto particular.

¿Cómo se trata la bulimia nerviosa infantil?

La mayoría de los niños que tratamos por bulimia vienen a la clínica para recibir terapia y controles regulares. Algunos niños se benefician de permanecer en el hospital hasta que el trastorno de la alimentación esté bajo control. Generalmente, esto se debe a que también tienen otros problemas de salud, como desnutrición o depresión.

Creamos un plan de tratamiento basado en las necesidades individuales de cada niño. El tratamiento puede incluir lo siguiente:

  • Una combinación de terapia individual, grupal y familiar
  • Orientación nutricional con un nutricionista, que puede ayudarlos a usted y a su hijo a desarrollar planes de alimentación saludable
  • Tratamiento médico de las complicaciones de la bulimia, como niveles bajos de potasio o problemas cardíacos
  • Atención dental para dientes y encías dañados
  • Uso de medicamentos como antidepresivos para ayudar a reducir el comportamiento de atracón y purga de su hijo

Médicos y proveedores pediátricos para la bulimia nerviosa

Nuestro equipo se especializa en el tratamiento de trastornos de la alimentación en niños y adolescentes, incluidos niños varones y menores de 12 años. Trabajamos en equipo con usted y otros miembros de la familia, con el fin de brindarle a su hijo la atención que necesita.

Preguntas frecuentes

  • ¿A qué edad suele comenzar la bulimia?

    La bulimia en los niños aparece con mayor frecuencia entre los 10 y los 15 años. También puede afectar a niños más grandes y más pequeños.

  • ¿Qué hago si mi hijo es bulímico?

    Si cree que su hijo podría ser bulímico, debe buscar ayuda de profesionales que se especialicen en trastornos de la alimentación infantiles. Solo ellos pueden proporcionar los diferentes recursos y terapias que son necesarios para ayudar a su hijo a controlar su afección.
    En casa, lo más importante que debe hacer es tratar a su hijo con amor y compasión. Muchos niños sienten vergüenza por su bulimia. Hágale saber que le importa y no lo culpe. Haga que las comidas sean un momento para que toda la familia disfrute de estar juntos.

  • ¿Cuál es la diferencia entre bulimia y anorexia?

    La bulimia sigue un patrón de atracones y luego, por ejemplo, vomitar para evitar el aumento de peso. Los niños con bulimia suelen tener un peso promedio. Los niños con anorexia también se preocupan por el aumento de peso, pero generalmente lo evitan comiendo cantidades limitadas y haciendo ejercicio en exceso. Casi siempre tienen bajo peso.

  • ¿Se puede tener bulimia y anorexia al mismo tiempo?

    Muchos niños que tienen anorexia también tienen bulimia en algún momento. Pueden vomitar porque no hicieron ejercicio o porque están preocupados porque comieron demasiado.

  • ¿Mi hijo superará la bulimia?

    Los trastornos de la alimentación suelen surgir cuando las personas son jóvenes. Pero no son una “fase” por la que un niño pasa y luego se deja atrás. Son afecciones médicas que pueden durar hasta la adultez y causar problemas graves si no se tratan.

  • ¿Por qué no advertí la bulimia de mi hijo antes?

    Los niños con bulimia suelen tener un peso normal. A menudo, se sienten avergonzados por sus comportamientos y se vuelven muy buenos para ocultarlos.

  • Si mi hijo no está bajando de peso, ¿por qué la bulimia es un problema?

    Los niños con bulimia no tienen una dieta equilibrada ni permiten que sus cuerpos absorban nutrientes. Los vómitos frecuentes y otras conductas de purga pueden causar deshidratación y dañar los órganos del niño. Si la bulimia no se trata, puede ser mortal debido a problemas de salud graves o depresión que conduce al suicidio.

  • ¿Hay algún medicamento para la bulimia?

    Un antidepresivo llamado fluoxetina ha sido aprobado para el tratamiento de la bulimia. Funciona aumentando el nivel de serotonina del cuerpo, una sustancia química que afecta el estado de ánimo y el apetito. Muchas personas con bulimia tienen menos serotonina que el promedio. Asegúrese de hablar en profundidad sobre los antidepresivos con el médico de su hijo. Algunos antidepresivos pueden causar efectos secundarios no deseados en niños y adolescentes.

  • ¿Cómo ayuda la familia en el tratamiento de la bulimia?

    Las familias son esenciales para ayudar a los niños con bulimia a mejorar. Tenga compasión por su hijo y por los miedos y las dificultades que conlleva su trastorno. Ayúdelo a comprender su trastorno y cómo cambia la forma en que piensa y actúa en torno a los alimentos. Reúna a toda la familia para disfrutar de comidas regulares, relajadas y saludables. Acciones como estas ayudan a que los niños con bulimia se sientan seguros y apoyados mientras crean hábitos de alimentación más saludables.

Recursos

Para obtener más información sobre la bulimia en niños y adolescentes, visite los siguientes sitios:

Powered by Translations.com GlobalLink OneLink Software