Aumento de peso anormal pediátrico y adolescente

El aumento de peso anormal es un término general que describe cualquier aumento observable en el peso, generalmente dentro de un período corto.

Dallas

214-456-8950
Fax: 214-456-2003
Suite F4170

Plano

469-303-2400
Fax: 469-303-2407
Suite P4400

Park Cities

469-488-7000
Fax: 469-488-7001
Suite 106

Solicitar una cita con códigos: Nutrición clínica

Remitir a un paciente

¿Qué es el aumento de peso anormal en niños y adolescentes?

Los niños pueden aumentar de peso rápidamente debido a varios motivos ambientales, médicos o fisiológicos. Dado que hay muchos desencadenantes posibles, lo mejor es hablar con un pediatra sobre los síntomas, cuál es el peso saludable para su hijo y cómo avanzar.

¿Cuáles son los signos y síntomas del aumento de peso anormal en niños y adolescentes?

Si el aumento de peso es causado por una afección médica o es un efecto secundario de un medicamento, los síntomas variarán y serán específicos de esa causa. Entre los demás síntomas, se pueden incluir los siguientes:

  • Distensión abdominal o molestias
  • Edema (retención de líquidos)
  • Hinchazón de la cara o las extremidades (brazos, manos, pies o piernas)

¿Cuáles son las causas del aumento de peso anormal en niños y adolescentes?

El aumento de peso anormal puede ocurrir debido a varias afecciones médicas, efectos secundarios de los medicamentos o cambios físicos y en el estilo de vida.

Afecciones médicas

  • Asma y alergias: las dificultades para respirar pueden dificultar la actividad física de los niños, lo que provoca un aumento de peso.
  • Síndrome de Cushing: ocurre cuando el cuerpo produce demasiada cantidad de la hormona cortisol. El aumento de peso generalmente se produce alrededor de la cara, el tronco, los hombros y la parte superior de la espalda.
  • Depresión: los niños con depresión pueden aumentar de peso debido a la pérdida de interés en las actividades.
  • Deficiencia de la hormona del crecimiento (HC): una afección médica que hace que no haya suficiente hormona del crecimiento presente en el cuerpo. Además del aumento de peso, puede haber más depósitos de grasa en la zona de la cara y el estómago.
  • Hipotiroidismo: con esta afección, la glándula tiroidea no produce suficiente cantidad de hormona tiroidea. Esto puede afectar el metabolismo de un niño y provocar un aumento de peso. 
  • Insulinoma: se produce cuando un tumor pancreático produce cantidades excesivas de insulina. Los niños generalmente aumentan de peso mientras consumen calorías adicionales para ayudar a estabilizar los niveles de azúcar en sangre, pero no pueden hacer ejercicio debido a las rápidas caídas de azúcar en sangre.
  • Resistencia a la leptina: la hormona leptina es producida por las células grasas del cuerpo. Le avisa al cerebro cuando hay suficiente grasa almacenada y regula el equilibrio energético. La resistencia a la leptina se produce cuando el cerebro ya no reconoce la función de la leptina y cree que el cuerpo está hambriento.
  • Síndrome de Prader-Willi: este trastorno genético puede causar hambre constante y provocar obesidad.

Efectos secundarios de medicamentos

  • Antidepresivos: si bien se desconoce la causa exacta, hay varias teorías sobre por qué se produce el aumento de peso, que incluyen las influencias metabólicas que provocan antojos y aumento del apetito.
  • Antihistamínicos: la histamina (sustancia química del cuerpo que responde a una infección o alergia) causa una disminución del apetito. Si bien se desconocen los efectos específicos, los antihistamínicos pueden tener un efecto opuesto, lo que aumenta el apetito y provoca un aumento de peso.
  • Medicamentos anticonvulsivos: se ha demostrado que algunos medicamentos anticonvulsivos causan aumento de peso al modificar el apetito y los niveles de energía.
  • Esteroides por vía oral: los efectos secundarios de los medicamentos esteroides incluyen insomnio, aumento del apetito y retención de líquido, todos los cuales pueden provocar aumento de peso.

Cambios en la actividad física y el estilo de vida

  • Niveles de actividad: uno de los factores que más contribuyen a un desequilibrio de peso es una disminución drástica en los niveles de actividad y un aumento simultáneo en el consumo de alimentos. La Asociación Estadounidense de la Salud recomienda que todos los niños de 2 años o más realicen al menos 60 minutos de actividad física de intensidad moderada por día.
  • Salud intestinal: el cuerpo humano necesita el equilibrio adecuado de microbios (flora intestinal) en el estómago para funcionar correctamente y mantener un peso saludable.
  • Pubertad: el aumento de hormonas en el cuerpo de un niño durante la pubertad (entre los 10 y los 14 años para las niñas y entre los 12 y los 16 años para los niños) conduce al crecimiento y la posible expansión de las áreas de “grasa del bebé”. En las niñas, esto generalmente ocurre en el vientre, la zona de las mamas y las caderas. En los niños, se ensanchan los hombros.
Powered by Translations.com GlobalLink OneLink Software