Nuestro compromiso de mantener su seguridad

Nunca hemos dado por sentada la sagrada confianza que deposita en nosotros para brindarle atención a su hijo, y hoy estamos más agradecidos que nunca por ese privilegio. Para obtener más información todas las formas en las que estamos trabajando para mantener su seguridad, la de su familia y la de los miembros de nuestro equipo, visite nuestra página Actualizaciones sobre la COVID-19.

Ginecomastia en niños y en adolescentes

La ginecomastia es el desarrollo de tejido mamario en pacientes de sexo masculino. Es una afección frecuente y suele presentarse en niños que atraviesan la pubertad debido a los cambios hormonales que ocurren en esa etapa.

¿Qué es la ginecomastia en niños y en adolescentes?

La mayoría de las veces, la ginecomastia desaparece por sí sola, sin necesidad de realizar un tratamiento; pero es posible que no desaparezca por completo. También puede deberse a un problema en la producción o la regulación de las hormonas o incluso a algún tipo de tumor; y en este último caso es probable que requiera de tratamiento.

El nivel de gravedad de la ginecomastia y su impacto en el paciente varían ampliamente. Independientemente de cuál sea el enfoque adoptado para tratar a un joven que tiene ginecomastia, deben tenerse en cuenta la causa subyacente de la afección y los efectos físicos y psicosociales del desarrollo de las mamas. Por este motivo, el enfoque de un equipo multidisciplinario resulta útil para descubrir la causa de la ginecomastia, evaluar el impacto en la persona y planificar una estrategia para el tratamiento personalizado.

¿Cuáles son los signos y síntomas de la ginecomastia en niños y en adolescentes?

  • Sensibilidad en las mamas
  • Secreción del pezón en una o ambas mamas
  • Inflamación del tejido mamario

¿Cómo se diagnostica la ginecomastia en niños y en adolescentes?

El diagnóstico de la ginecomastia se realiza mediante una evaluación clínica, que incluye una serie de preguntas sobre distintos aspectos del desarrollo, especialmente la pubertad. Incluye un examen físico de tórax y otras partes del cuerpo que puedan proporcionar información sobre la causa de la afección. Según la edad del paciente y los resultados de la evaluación, se puede recomendar la consulta con un endocrinólogo pediátrico, quien quizás solicite otras evaluaciones y continúe investigando.

Edad

Es importante tener en cuenta la edad de inicio de la ginecomastia. Este dato, junto con la duración de la afección y si continúa desarrollándose en el transcurso del tiempo, ayudará a determinar si es una característica del desarrollo normal del paciente que se resolverá sin intervención médica; si formó parte del desarrollo normal del paciente, pero no se ha resuelto como debería; si se debe a un fármaco que se puede interrumpir; o si se debe a un desequilibrio hormonal o a una enfermedad que requiere tratamiento.

Tipo de tejido

Otra característica que genera distintos tipos de ginecomastia es el tipo de tejido que se ha desarrollado en la mama. Debajo de la piel, además de vasos sanguíneos, nervios, conductos y tejido conectivo que mantienen todo en forma, las mamas están compuestas por dos tipos de tejido principales: grasa y tejido glandular denso, que es el responsable de la producción de leche después del parto. En la ginecomastia, todos estos tejidos se desarrollan, pero varía el alcance de desarrollo de cada uno. La mama puede tener mayor porcentaje de glándula, de grasa o una combinación de ambas. Es bastante frecuente que la parte externa del desarrollo mamario sea principalmente grasa y que haya mayor porcentaje de tejido glandular cerca del pezón. Es importante conocer el tipo de tejido involucrado para planificar el tratamiento.

Gravedad

También es importante tener en cuenta el nivel de gravedad de la ginecomastia. En casos de ginecomastia de moderada a grave, no solo existe un exceso en el desarrollo del tejido mamario, sino que, además, suele haber una expansión de la piel que lo recubre; y puede ser necesaria la extirpación de parte de esa piel durante la cirugía. En los casos más graves, a veces es necesario realizar una importante reducción de piel, un procedimiento similar a la reducción de mamas en las mujeres.

La afección puede afectar a los niños de diferentes maneras. Las quejas frecuentes se refieren a la incomodidad por el pecho, por lo que el paciente se reúsa a llevar ropa ajustada, desvestirse frente a los pares y, especialmente, ir a nadar. En ocasiones, el tejido mamario puede doler o provocar secreción de los pezones, lo cual empeora el grado de incomodidad. En el caso de los jóvenes que tienen ginecomastia, las burlas son una preocupación frecuente; y las inquietudes psicosociales pueden dificultar el disfrute de los deportes y la construcción de relaciones.

¿Cuáles son las causas de la ginecomastia en niños y en adolescentes?

Las personas de ambos sexos tienen tejido mamario. El hecho de que ese tejido se convierta en mamas visibles depende de varios factores, y el más importante es la actividad hormonal. La ginecomastia es el desarrollo de tejido mamario en varones y es frecuente. Por lo general, se observa en bebés recién nacidos debido a la acción de las hormonas de la madre en el tejido mamario del bebé, pero por lo general desaparece en las primeras semanas de vida. 

También se observa con frecuencia durante la pubertad. De hecho, afecta a hasta dos tercios de todos los niños en esta etapa, pero la mayoría de los casos de ginecomastia durante la pubertad desaparecen sin tratamiento en un plazo de dos años. En alrededor del 5 % al 10 % de los niños, el desarrollo de las mamas no desaparece por completo después de la pubertad y queda tejido mamario visible. 

  • Hipertiroidismo. La glándula que regula el metabolismo puede alterar el funcionamiento hormonal.
  • Hipogonadismo. Toda afección que produce un aumento de testosterona (como insuficiencia hipofisaria o síndrome de Klinefelter).
  • Desequilibrio hormonal
  • Insuficiencia hepática o renal. Cambios hormonales en respuesta a medicamentos y diálisis.
  • Desnutrición o inanición. La mala nutrición provoca una caída en el nivel de testosterona, pero el estrógeno se mantiene constante.
  • Medicamentos. Esteroides, antibióticos, quimioterapia o medicamentos para el corazón.
  • Niveles de estrógeno de la madre. El tejido mamario del niño por lo general se reduce a las dos o tres semanas de vida.
  • Pubertad. Los cambios hormonales acelerados alteran varias funciones orgánicas.
  • Consumo de alcohol y drogas ilegales. Por ejemplo, marihuana, heroína y anfetaminas.
  • Tumores. En los testículos, las glándulas suprarrenales o la hipófisis.

A pesar de todas estas causas conocidas, en aproximadamente un cuarto del total de los casos se desconoce la causa del origen de la ginecomastia.

¿Cómo se trata la ginecomastia en niños y en adolescentes?

El tratamiento de la ginecomastia implica establecer y tratar la causa subyacente, si corresponde, y posteriormente planificar una cirugía para mejorar cualquier problema en curso con el contorno torácico.

Casos de leves a moderados

Para casos de ginecomastia de leves a moderados, la cirugía consiste en una liposucción que se realiza con asistencia ecográfica y escisión abierta, según sea necesario.

La liposucción es la extirpación de tejido, de grasa principalmente, que consiste en pasar una sonda de succión hacia atrás y hacia adelante debajo de la piel. Por lo general, se inyecta líquido en el área para reducir la pérdida de sangre y lesiones en los tejidos posteriores. Se realizan uno o más cortes pequeños y se inserta la sonda de succión en la capa de grasa que se va a extirpar. La succión, combinada con el movimiento de la sonda, elimina las células grasas. Este procedimiento es muy eficaz para casos de ginecomastia compuesta principalmente de grasa. No obstante, si el tejido glandular es denso, no suele extirparse solo mediante la liposucción. En casos de ginecomastia de composición mixta, a menudo se usa la liposucción al comienzo de la operación para eliminar la parte de grasa, de modo que el tejido mamario remanente es menor y más fácil de eliminar.

La liposucción con asistencia ecográfica es una combinación de liposucción, como se indica anteriormente, conectada a un ecógrafo. La ecografía es el uso de ondas sonoras más altas de lo que capta la audición. Su uso, junto con la sonda de succión, tiende a descomponer ciertos tipos de células y tejidos, de modo que a menudo permite eliminar tanto la grasa como la parte glandular.

En ocasiones, la parte glandular de la mama es tan densa que no es posible extirparla mediante una liposucción con asistencia ecográfica. En ese caso, se puede extraer haciendo un corte semicircular debajo del complejo areolar del pezón, es decir, el pezón y la piel de color más oscuro que lo rodea. A través del corte, se puede extraer el tejido glandular denso y remodelar la forma del tórax.

Casos graves

En los casos más graves, existe piel adicional a raíz del desarrollo de la mama, y será necesario extirparla. Con frecuencia, se puede extraer un anillo de piel alrededor del complejo areolar del pezón o, en los casos más graves, se pueden usar las técnicas que suelen emplearse para la reducción de mamas en las mujeres.

Riesgos y resultados quirúrgicos

La mayoría de los jóvenes que optan por someterse a una cirugía para tratar la ginecomastia tienen buenos resultados, pero siempre hay riesgo de complicaciones. Después de cualquier cirugía, puede haber infecciones y sangrado; y debido a la acumulación de líquido debajo de la piel, quizás sea necesaria una nueva cirugía.

Existe la posibilidad de lo siguiente:

  • Subcorrección, en la que queda gran parte de la ginecomastia, y esto genera una diferencia entre ambos lados.
  • Sobrecorrección, donde puede quedar una cavidad detrás del pezón o la cicatriz del pezón puede llegar al músculo pectoral y generar un movimiento poco natural.
  • Si bien son poco frecuentes, puede haber complicaciones más graves, como la pérdida del pezón o coágulos sanguíneos en las piernas o el pecho.

Atención posquirúrgica

La atención posquirúrgica es importante, ya que a veces la ginecomastia puede regresar y requerir de otros tratamientos. El pecho es un área que cambia radicalmente durante la adolescencia y los primeros años de la adultez, y es importante planificar cualquier tratamiento con el fin de lograr el mejor resultado a largo plazo.

Powered by Translations.com GlobalLink OneLink Software