Fístula traqueoesofágica pediátrica

La fístula traqueoesofágica es una anomalía congénita poco frecuente. Cuando un bebé tiene una fístula traqueoesofágica, hay una o más conexiones anormales entre el esófago y la tráquea. Generalmente, el bebé tiene problemas para tragar y comer. 

¿Qué es la fístula traqueoesofágica pediátrica?

La fístula traqueoesofágica permite que el líquido y el ácido estomacal del esófago pasen a la tráquea, lo que causa neumonía y otras complicaciones. Muchos recién nacidos que tienen una fístula traqueoesofágica también presentan cardiopatías congénitas, problemas renales y urinarios y problemas óseos o musculares.

¿Cuáles son los signos y síntomas de una fístula traqueoesofágica pediátrica?

Los médicos suelen advertir los signos de una fístula traqueoesofágica poco después del nacimiento.

  • Tos o ahogo mientras el bebé se alimenta
  • Dificultad para respirar.
  • Distensión abdominal
  • Burbujas blancas y espumosas en la boca

¿Cómo se diagnostica la fístula traqueoesofágica pediátrica?

A menudo, los estudios de diagnóstico por imágenes pueden detectar la fístula traqueoesofágica.

¿Cómo se trata la fístula traqueoesofágica pediátrica?

Los recién nacidos que tienen una fístula traqueoesofágica requieren cirugía para reparar las conexiones entre el esófago y la tráquea y, así, prevenir complicaciones. Algunos bebés necesitan varias cirugías.

Médicos y proveedores que tratan la fístula traqueoesofágica pediátrica

Powered by Translations.com GlobalLink OneLink Software