26 de mayo de 2020, 2:28:51 p. m., hora de verano del centro 16 de sep de 2021, 10:50:59 a. m., hora de verano del centro

Ocho consejos para padres para administrar el tiempo frente a las pantallas durante la pandemia de COVID-19

Cómo contrarrestar los riesgos de pasar demasiado tiempo frente a las pantallas

Compartir:
un niño pequeño que usa una tableta un niño pequeño que usa una tableta

¿Alguna vez intentó hacer una llamada de trabajo con los niños junto a usted? Sin dudas, en este momento, esta es una experiencia frecuente. Muchos padres están muy ocupados intentado trabajar, ocupándose de las tareas del hogar y estando presentes para ayudar a sus hijos durante la pandemia.

Es comprensible que las pantallas parezcan ser una herramienta y una distracción necesarias, especialmente cuando las familias pasan más tiempo en casa. Resulta tentador colocar a los niños frente al televisor o enviarlos a jugar con un dispositivo electrónico.

Aunque esta vez es un desafío, los expertos dicen que es importante que, para el desarrollo físico, emocional y cognitivo de su hijo, no ignore por completo las pautas de tiempo frente a las pantallas. Vea por qué y de qué formas encontrar el equilibrio de tiempo frente a las pantallas cuando cuida a los niños durante la pandemia de COVID-19.

¿Cuáles son los riesgos de pasar demasiado tiempo frente a las pantallas?

La Academia Estadounidense de Pediatría recomienda no más de una hora de “programas de alta calidad” para niños de 2 a 5 años de edad, y la Organización Mundial de la Salud recomienda un límite de una hora para niños de 2 a 4 años de edad. Demasiado entretenimiento electrónico es riesgoso, ya que priva a los niños de oportunidades de aprendizaje clave.

“El cerebro de los niños no está diseñado para crecer y desarrollarse a partir de las pantallas”, explica Alice Ann Holland, Ph.D. y miembro de la ABPP (Junta Estadounidense de Psicología Profesional), directora de investigación del Servicio de Neuropsicología de Children's Health℠ y profesora adjunta de UT Southwestern. “El cerebro está diseñado para desarrollarse a partir de la interacción humana y la exploración del entorno natural”.

La Dra. Holland advierte que pasar demasiado tiempo frente a las pantallas puede afectar a los niños de diversas maneras, por ejemplo:

  • Entorpecer el desarrollo del lenguaje, cognitivo y social. Cuando los niños juegan videojuegos o miran televisión, no están desarrollando sus habilidades de pensamiento a través de la lectura, la práctica de habilidades artísticas o la resolución de problemas en el entorno natural. El entretenimiento basado en las pantallas puede interferir en las habilidades sociales verbales y no verbales que se desarrollan al hablar e interactuar con otros niños y adultos.
  • Afectar negativamente el desarrollo de la capacidad de atención. Los colores intensos, las luces y los sonidos de las pantallas captan la atención de los niños, y requieren muy poco esfuerzo cognitivo. Si los niños tienen acceso a una pantalla cuando lo desean, perderán oportunidades importantes de practicar la regulación de las emociones y el mantenimiento de la atención y la concentración.
  • Anular la creatividad que puede surgir del aburrimiento. “Si los niños nunca se aburren, perderán oportunidades de usar su creatividad para resolver problemas”, afirma la Dra. Holland. “Esas oportunidades pueden ayudar a los niños a desarrollar una mayor sensación de autosuficiencia al darse cuenta de que son capaces de resolver sus propios problemas encontrando maneras de entretenerse, en lugar de depender siempre de uno de sus padres”.

Además, cuando los niños tienen acceso a las pantallas, pueden tener acceso a contenido que no es apropiado para su edad, como juegos violentos o aplicaciones poco seguras. Es importante que los padres estén al tanto del contenido al que acceden sus hijos y que analicen las pautas de seguridad en Internet.

El tiempo excesivo frente a las pantallas también puede tener efectos físicos

El tiempo frente a las pantallas también puede repercutir en la salud física de un niño, ya que puede alterar los hábitos de sueño o aumentar el riesgo de obesidad. Los médicos también han observado un aumento de afecciones digestivas en los niños relacionadas con el tiempo frente a las pantallas y la disminución de la actividad física. Es posible que los padres se sorprendan al saber que pasar demasiado tiempo frente a las pantallas puede provocar problemas GI (gastrointestinales), como dolor abdominal, estreñimiento o cólicos.

¿Por qué? La conexión entre la mente y el intestino puede ser una razón. El cerebro y el tracto GI de su hijo están en comunicación constante entre sí. Se llama “eje cerebro-intestino”, algunas células del organismo facilitan esta conexión.

Cuando los niños se enojan o se frustran con sus videojuegos, sus emociones pueden repercutir en el sistema digestivo. Además, los niños pueden involucrarse tanto en el tiempo frente a la pantalla que otros factores afectan su salud digestiva y física. Mientras disfrutan del tiempo frente a la pantalla, algunos niños:

  • No beben suficiente agua.
  • Comen refrigerios prácticos pero menos nutritivos porque no quieren dejar las pantallas.
  • Ignoran las señales naturales del organismo y retrasan la ida al baño.
  • Hacen menos actividad física y tienen un estilo de vida más sedentario.
  • Descuidan las rutinas típicas, entre ellas, el momento de ir al baño y la toma de medicamentos.

Formas prácticas de manejar el tiempo de su hijo frente a las pantallas

Para reducir al mínimo los efectos de pasar demasiado tiempo frente a una pantalla, pruebe estos consejos:

1. Programe un tiempo de juego exclusivo con su hijo, aunque sea de solo 15 a 20 minutos.

Los niños pequeños anhelan nuestra atención, y esta interacción promueve el desarrollo de las habilidades cognitivas, sociales y del lenguaje. Es comprensible que los padres tengan otras responsabilidades, pero trate de programar un tiempo exclusivo con su hijo cada día.

“Durante la sesión de juego, esté completamente comprometido y presente; guarde su teléfono y dé así el ejemplo de un comportamiento saludable respecto de las pantallas. Permita que su hijo dirija las actividades de juego y comente lo que está haciendo”, sugiere la Dra. Holland. “Incluso podría prometer otra sesión de juego más adelante si el niño acepta jugar de manera independiente mientras usted trabaja; simplemente asegúrese de cumplir esa promesa si la hace”.

2. Cree un ambiente natural de “parque infantil” para que los niños pequeños lo exploren.

Coloque un arenero o un espacio con agua en el patio trasero junto con un cubo, una pala o un colador de cocina. En el interior, podría colocar un recipiente profundo, un cubo o una bañera para este propósito, con una alfombra o toallas donde el agua pueda salpicar.

3. Cree un espacio activo donde los niños puedan gastar la energía.

Si es necesario, cambie los muebles de lugar. Permita que los niños usen aros de hula-hula o cuerdas para saltar (si el piso puede soportarlo). También puede suministrar pelotas blandas para lanzar y almohadas para construir “fuertes”. Busque más ideas de ejercicios para que los niños hagan en lugares cubiertos y en el hogar.

4. Alterne el uso de los juguetes o fomente un nuevo pasatiempo.

Mantenga algunos juguetes escondidos y presente un juguete “nuevo” cuando necesite que su hijo juegue de manera independiente. La novedad puede ayudar a captar el interés. Piense en libros, actividades de arte y manualidades, rompecabezas y oportunidades de aprender una nueva habilidad, como jardinería o fotografía. Invite a los niños a participar en la preparación de las comidas para la familia, al asignarles tareas y proporcionar supervisión de acuerdo con las habilidades del desarrollo.

5. Deles a los niños más pequeños un libro interactivo en lugar de una tableta electrónica.

Un simple libro para colorear con crayones o marcadores lavables es una buena opción. Los libros con imágenes y oraciones básicas que describen las imágenes, como los del Dr. Seuss, pueden ser particularmente útiles para desarrollar habilidades de lectura temprana.

6. Recuerde que las pantallas son un privilegio para los niños, no un derecho.

Pídale a su hijo que ayude con las tareas domésticas o con el cuidado de los hermanos o que pase tiempo al aire libre antes de usar una pantalla todos los días. Crear un cronograma diario y una lista de tareas puede ayudar a definir las expectativas. El tiempo de entretenimiento frente a una pantalla (p. ej., videojuegos, televisión y redes sociales) debe limitarse a una cantidad determinada de tiempo cada día; el tiempo no debe ser ilimitado.

7. Deje que los niños se aburran de vez en cuando.

Cuando los niños deben encontrar sus propias soluciones al aburrimiento, esto se convierte en una oportunidad para que desarrollen su imaginación. “Recuerde que no es su trabajo como padre proporcionar entretenimiento o programación constante para su hijo”, indica la Dra. Holland. “De hecho, esto puede ser perjudicial para el desarrollo”.

8. Fomente hábitos saludables para evitar problemas gastrointestinales relacionados con el tiempo frente a las pantallas.

Los padres deberían tener en cuenta algunas pautas prácticas para reducir los problemas digestivos cuando permiten pasar tiempo frente a las pantallas:

  • Limite el tiempo frente a las pantallas en incrementos de 20 a 30 minutos.
  • Ofrezca opciones de refrigerios saludables, como frutas, verduras y alimentos con contenido alto de fibra.
  • Recuérdele a su hijo que beba mucha agua.
  • Mantenga los teléfonos y las pantallas fuera del dormitorio y elimine el tiempo de pantalla antes de acostarse.
  • Recuérdele a su hijo que debe ir al baño.
  • Fomente la actividad física: es fundamental mantener el intestino en movimiento.

Tómese un descanso

Se recomienda a los padres que recuerden que el autocuidado es una parte importante del cuidado de los niños. “Si necesita un tiempo de silencio para una llamada en conferencia o solo para un descanso necesario, es aceptable relajar un poco las reglas de tiempo frente a las pantallas de vez en cuando”, expresa la Dra. Holland. “Esta pandemia es un momento extremadamente inusual y estresante para todos”.

Demasiado tiempo frente a las pantallas puede tener un efecto negativo en los niños, pero resulta fácil recurrir a ellas para los padres que realizan muchas tareas a la vez. Los expertos de Children's Health comparten formas de encontrar el equilibrio.

Obtenga más información

Si desea obtener más recursos para ayudar a los niños a comprender la COVID-19 y mantener la salud de su familia, visite el centro de COVID-19 de Children's Health.

Boletín familiar de Children's Health

Reciba consejos de salud y de crianza de los expertos de Children's Health dos meses al mes, directamente en su bandeja de entrada. Sign up now.

conducta, coronavirus, desarrollo, estilo de vida, actividad física, rutina

Children's Health
Powered by Translations.com GlobalLink OneLink Software