Nuestro compromiso de mantener su seguridad

Nunca hemos dado por sentada la sagrada confianza que deposita en nosotros para brindarle atención a su hijo, y hoy estamos más agradecidos que nunca por ese privilegio. Para obtener más información todas las formas en las que estamos trabajando para mantener su seguridad, la de su familia y la de los miembros de nuestro equipo, visite nuestra página Actualizaciones sobre la COVID-19.

Esferocitosis pediátrica

Children's Health cuenta con algunos de los mejores pediatras del mundo, que conocen la esferocitosis en profundidad, además de muchos otros trastornos sanguíneos. Ofrecemos acceso a los tratamientos más recientes, y haremos todo lo posible para ayudar a que su hijo tenga una vida larga y feliz.

¿Qué es la esferocitosis pediátrica?

La esferocitosis es una enfermedad de la sangre poco frecuente que modifica la forma de los glóbulos rojos, que son los responsables de transportar el oxígeno en la sangre. En el caso de esta afección, los glóbulos rojos tienen forma de esfera, en lugar de tener su forma habitual similar a una dona. Estos glóbulos rojos en forma de esfera son muy frágiles y se dañan fácilmente. Solo sobreviven de 10 a 30 días, mientras que los glóbulos rojos sanos sobreviven aproximadamente 120 días. Esto significa que el organismo del niño tiene que producir nuevos glóbulos sanguíneos constantemente, lo cual puede provocarle anemia y otros problemas de salud.

Debido a esta afección, el niño puede sentirse mareado, aturdido y cansado.

¿Cuáles son los signos y síntomas de la esferocitosis pediátrica?

Con frecuencia, los niños que tienen esferocitosis presentan lo siguiente:

  • Anemia
  • Colelitiasis (cálculos biliares)
  • Agrandamiento del bazo
  • Dificultad para recuperar el aliento
  • Debilidad
  • Un tono amarillento en la piel y los ojos (ictericia)

¿Cómo se diagnostica la esferocitosis pediátrica?

Los médicos pueden diagnosticar la esferocitosis mediante una prueba de sangre. Por lo general, la esferocitosis se detecta en la prueba de detección que se le realiza al recién nacido inmediatamente después del nacimiento.

¿Cuáles son las causas de la esferocitosis pediátrica?

La esferocitosis se debe a una mutación en los genes del niño, y esto provoca que los glóbulos rojos tengan una forma inusual. Los niños heredan este rasgo de sus padres.

¿Cómo se trata la esferocitosis pediátrica?

Cuando un niño tiene esferocitosis, realizamos controles anuales para controlar la afección. Durante estos controles, con frecuencia realizamos pruebas de sangre para verificar los niveles de hemoglobina, y evaluamos otros síntomas. Podemos recomendar lo siguiente:

Manejo médico para recién nacidos

El diagnóstico temprano nos ayuda a comenzar el tratamiento de inmediato. Podemos tratar a los bebés que tienen ictericia severa con fototerapia especial, que elimina el exceso de bilirrubina (una sustancia química producida por el organismo por la cual la piel del bebé adquiere un tono amarillo). También podemos realizar transfusiones de sangre a los bebés que tienen anemia grave.

Transfusiones de sangre

Generalmente, realizamos una transfusión de sangre a los niños que presentan síntomas frecuentes, como ictericia, anemia o nivel bajo de hemoglobina.

Una transfusión de sangre consiste en darle al niño sangre nueva de un donante; este procedimiento fortalece la circulación sanguínea mediante la infusión de células nuevas sanas. Según la gravedad de la enfermedad, algunos niños no necesitarán una transfusión durante años, mientras que otros necesitarán varias transfusiones por año. Una transfusión de sangre dura entre tres y cuatro horas.

Tratamiento quirúrgico

La mayoría de las veces, la esferocitosis se puede tratar sin cirugía. Sin embargo, la enfermedad puede provocar el agrandamiento del bazo del niño. Debido al agrandamiento del bazo, es posible que el niño sienta cansancio, sangre con facilidad o tenga anemia.

Si estos síntomas se agravan, los médicos pueden recomendar una esplenectomía, que es la extirpación quirúrgica del bazo. Los niños pueden tener una vida activa sin el bazo, pero presentarán un riesgo mayor de contraer infecciones. Los médicos suelen esperar hasta que el niño tenga al menos 6 años de edad antes de extirpar el bazo.

Médicos y proveedores que tratan la esferocitosis pediátrica

Powered by Translations.com GlobalLink OneLink Software